Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘paty cofré’


No sé ni como empezar, ni terminar este post.  Sólo sé que son las 3:52 AM, que tengo una entrevista a las 9:00 AM (por 4a vez en 3 semanas) y no sé si quiero ir. Probablemente no quede ni bonito, ni interesante. Sólo espero que alguien que esté en mi situación se sienta identificado, y que tal vez encuentre un apoyo o solución en lo que aquí lea.

Siento distinto, pienso distinto y actúo distinto. Siempre me han costado los cambios, pero este es simplemente tan intrínseco y gradual que es imposible de notar, y menos controlar. Creo, sin duda, que me estoy haciendo un tipo más íntegro y “eficiente”, y por supuesto eso me hace un engranaje ideal.

Me alejo cada vez más del niño que hasta a los palitos les encontraba gracia, y sin embargo le añoro más que nunca. La nostalgia no me quiere soltar, aunque han habido personas (a quienes, sin exagerar, les debo la vida) que me han ayudado a entender eso que me han criticado toda mi vida: No puedo separarme de las personas, ni de las cosas, porque tengo la “certeza” de que teniéndolas podré revivir exactamente algunos momentos e instantes vividos que me han marcado. Rodolfo Méndez, un amigo, me enseñó que lo lindo de esos momentos es que no pueden ser revividos, y que probablemente en tu memoria se guarden difusos y mentirosos, pero tuyos; y que las personas (y objetos) pasan y te adornan la vida (Autoría: Darío Aguirre), pero no son éstas a quienes amas o quieres, sino lo que con ellas pasaste. Por tanto, es posible que te encuentres con tu mejor amigo(a)/ex 5 o 10 años más tarde, y aunque lo pretendas, no sientas lo mismo de antes…y está bien! Ahí está el secreto!

Cito a Nietzche (Amistad de Estrellas):

Éramos amigos y nos hemos vuelto extraños. Pero está bien que sea así, y no queremos ocultarnos ni ofuscarnos como si tuviésemos que avergonzarnos de ello. Somos dos barcos y cada uno tiene su meta y su rumbo; bien podemos cruzarnos y celebrar juntos una fiesta, como lo hemos hecho – y los valerosos barcos estaban fondeados luego tan tranquilos en un puerto y bajo un sol que parecía como si hubiesen arribado ya a la meta y hubiesen tenido una meta. Pero la fuerza todopoderosa de nuestras tareas nos separó e impulsó luego hacia diferentes mares y regiones del sol, y tal vez nunca más nos veremos – tal vez nos volveremos a ver, pero no nos reconoceremos de nuevo: ¡los diferentes mares y soles nos habrán trasformado! Que tengamos que ser extraños uno para el otro, es la ley que está sobre nosotros: ¡por eso mismo hemos de volvernos más dignos de estimación uno al otro! ¡Por eso mismo ha de volverse más sagrado el recuerdo de nuestra anterior amistad! Probablemente existe una enorme e invisible curva y órbita de estrellas, en la que puedan estar contenidos como pequeños tramos nuestros caminos y metas tan diferentes -¡elevémonos hacia ese pensamiento! Pero nuestra vida es demasiado corta y demasiado escaso el poder de nuestra visón, como para que pudiéramos ser algo más que amigos, en el sentido de aquella sublime posibilidad. Y es así como queremos creer en nuestra amistad de estrellas, aun cuando tuviéramos que ser enemigos en la tierra.

Por esto es que mi concepto de madurez (cuya definición traté de encontrar desde séptimo básico) es el de llegar a un mundo tan mierda y competitivo, pero con la ayuda y el apoyo de toda esa gente que conociste en tu vida previa, de tal manera que contra cualquier obstáculo y prueba que la vida te depare, te respaldes en que no eres un webón cualquiera, sino alguien que ha llorado, reido, compartido, sufrido, vivido, y por tanto: aprendido, y eso es lo único que queda y nadie te lo quita (exceptuando a una amnesia, para mí la peor enfermedad existente).

Sé que amo a la música más que nada en el mundo, que tuve una infancia de las que no se puede tener hoy, que tengo amigos de oro, y una familia pobre, humilde y aperrá. Nada me la puede ganar.

No sabía ni como empezar, ni terminar este post.  Ahora sólo sé que son las 4:20 AM, que tengo una entrevista a las 9:00 AM (por 4a vez en 3 semanas), y que sí quiero ir.

Se despide Ariel ‘Libro de Autoayuda’ Jara.

PD: Gracias Diego por el logo de mi blog en tu blog. Se valora!

Read Full Post »